Prueba Ambulatoria

Esta prueba sirve para comprobar que la graduación encontrada sea la adecuada, haciendo al paciente caminar y probar como se siente con esa corrección. Para esto se utilizan las gafas de prueba con la corrección previamente afinada. Las lentes a colocar en las gafas de prueba se toman de la caja de prueba:

Las esferas se ponen en la parte posterior de las gafas y se colocan por abajo. Los cilindros se colocan en la parte anterior de las gafas y se colocan por arriba. Se debe ajustar el eje del cilindro, tomando como indicador una flecha o triángulo en el borde del cilindro. También se debe tomar en cuenta que las lentes colocadas en las gafas de prueba no obstruyan la visión del paciente. En otras palabras, que el indicador de la graduación de la lente no quede en el campo de visión.

Asimismo se deben tomar en cuenta:

  • Ángulo pantoscópico
    Alargar varilla de gafas de prueba y ajustar el ángulo de éstas para que las gafas queden bien ajustadas y no se vayan a caer de la cara del paciente.

  • Distancia de vértice
    Aquella que existe entre la cara del armazón y la córnea.

  • Distancia interpupilar
    Se coloca de manera monocular en el aro de prueba. La distancia interpupilar tomada anteriormente se divide en dos y se ajusta de cada lado respectivamente. Por ejemplo, si la DIP de un paciente es de 60 mm, se ajusta 30 mm de un lado y 30 mm del otro.

Ajustes finales

Dependiendo de como se haya sentido el paciente al deambular por la óptica, se pueden hacer todavía algunos ajustes. Dependiendo de la condición del paciente, se hace una nueva evaluación de su amplitud acomodativa con corrección, esperando que haya mejoría. Según el resultado, se puede ajustar la esfera un poco.

Se le pregunta al paciente cómo ve con la graduación ajustada. Si el piso lo vé muy arriba, se debe bajar la esfera y si lo vé muy abajo, subirla.

www.saludvisual.info